El método de gestión Dirigir y Controlar

From The Joel on Software Translation Project

Jump to: navigation, search

Por Joel Spolsky
Martes, 08 de agosto de 2006
Artículo original: The Command and Control Management Method
Traducido originalmente por: David Vilches


Federico el Grande (PDF en inglés): “Los soldados deberían temer más a sus oficiales que a todos los peligros a los que están expuestos.... La buena voluntad no puede inducir al soldado común a enfrentarse a tales peligros, sólo a través del miedo lo hará”.

El modo de gestión Dirigir y Controlar está basado en la gestión militar. La idea básica es que las personas hacen lo que les dices que hagan, y si no lo hacen, les gritas hasta que lo hagan, y si aún no lo hacen, les metes en el calabozo un rato, y si eso no les enseña, les pones a pelar cebollas en un submarino, compartiendo un cuarto de metro cuadrado de espacio personal con un muchacho de granja que realmente nunca aprendió algo acerca de lavarse los dientes.

Hay millones de técnicas geniales que puedes usar. Alquila las películas “Desventuras de un recluta inocente" (Biloxi Blues) y “Oficial y caballero" (An Officer and a Gentleman) si quieres ideas.

08protest.JPG

Algunos gerentes usan esta técnica porque la aprendieron en el ejército. Otros crecieron en casas o países con ambiente autoritario y piensan que es un modo natural de conseguir obediencia. Otros no conocen otro método. Ey, si funciona en el ejército, ¡debería funcionar en una nueva empresa de internet!

Pero parece que hay tres inconvenientes para usar este método en un equipo tecnológico.

Lo primero de todo, a la gente no le gusta demasiado, y menos aún a todos los desarrolladores de software listillos que son, de hecho, bastante listos, y están acostumbrados a pensar que saben más que nadie, por razones perfectamente buenas, porque resulta ser cierto, y por tanto les molesta mucho, mucho, que se les ordene hacer algo “porque si no...”. Pero esa no es una razón suficientemente buena para desechar este método... estamos intentando ser racionales. Los equipos tecnológicos tienen muchos objetivos, pero hacer feliz a todo el mundo no suele ser el primero de ellos.

Un inconveniente más práctico de Dirigir y Controlar es que, realmente, la administración no tiene suficiente tiempo para micro-gestionar a este nivel, porque sencillamente no hay suficientes gerentes. En el ejército, es posible dar una orden a la vez a un equipo grande de gente porque es habitual que todo el mundo esté haciendo lo mismo. Puedes decir “¡Limpiad vuestras armas!” a una escuadra de 28, y luego irte a echar una pequeña siesta y tomarte un té bien frío en el porche del Club de Oficiales. En los equipos de desarrollo software, todo el mundo está trabajando en algo distinto, así que los intentos de micro-gestionar se convierten en microgestión de golpea-y-corre. Ésta consiste en hacer un gran esfuerzo de micro-gestión con un desarrollador y, de pronto, desaparecer de su vida durante un par de semanas mientras corres por ahí micro-gestionando a otros desarrolladores. El problema con la micro-gestión de golpea-y-corre es que no permaneces cerca el tiempo suficiente para ver por qué tus decisiones no funcionan o para corregir su curso. De hecho, lo único que consigues es descarrilar a tus pobres programadores de vez en cuando, de forma que se pasan la siguiente semana encontrando todos sus vagones, volviéndolos a encarrilar y colocando todo de nuevo, un poco vapuleados por la experiencia.

El tercer inconveniente es que en una empresa tecnológica cada colaborador tiene siempre más información que los “líderes”, así que está en mejor posición para tomar decisiones. Cuando el jefe se pasea por una oficina donde dos desarrolladores han estado discutiendo durante dos horas sobre la mejor forma de comprimir una imagen, la persona con menos información es el jefe, así que es la última persona que querrías que tomara una decisión técnica. Recuerdo que cuando Mike Maples era mi super-jefe, a cargo de Aplicaciones Microsoft, era inflexible sobre tomar parte en asuntos técnicos. En algún momento, la gente aprendía a no acudir a él para que decidiera. Esto obligaba a la gente a debatir basándose en el fondo del asunto, y los temas siempre se resolvían a favor de la persona que discutía mejor, ehh, quiero decir, lo temas se resolvían siempre de la mejor manera posible.

Si Dirigir y Controlar es una forma tan mala de dirigir un equipo, ¿por qué lo usan en el ejército?

Me lo explicaron en la escuela de suboficiales. Estuve en el cuerpo de paracaidistas israelíes en 1986. Probablemente el peor paracaidista que hayan tenido, ahora que lo pienso.

08dumbo.JPG

Hay varias reglas básicas para soldados. Número uno: si estás en un campo de minas, no te muevas. Tiene sentido ¿no? Se te instruía en ello repetidamente durante el entrenamiento básico. De vez en cuando un instructor gritaba “¡Mina!”, y todo el mundo tenía que estarse quieto, sólo para que te habituaras.

Regla básica número dos: cuando te ataquen, corre hacia tus atacantes mientras disparas. Los disparos les hacen cubrirse, así que no pueden dispararte. Correr hacia ellos te hace estar más cerca, lo que hace más fácil apuntarles, lo que hace más fácil matarles. Esta regla básica también tiene bastante sentido.

Ok, ahora la Pregunta de Entrevista. ¿Qué haces si estás en un campo de minas y alguien empieza a dispararte?

No es una situación hipotética, es una forma bastante molesta de ser pillado en una emboscada.

La respuesta correcta resulta ser: ignorar el campo de minas y correr hacia los atacantes mientras les disparas.

El razonamiento detrás de esto es que si te quedas quieto, os cogerán uno a uno hasta que estéis todos muertos, pero si hacéis una carga, sólo algunos de vosotros moriréis por pisar minas, así que, por el bien de la mayoría, es lo que tenéis que hacer.

El problema es que ningún soldado en sus cabales cargaría en esas circunstancias. Cada soldado por separado tiene un enorme incentivo para hacer trampa: estarse quieto y dejar que los otros soldados, más valientes, hagan la carga. Es una especie de dilema del prisionero.

En situaciones de vida o muerte, los militares necesitan estar seguros de que pueden gritar órdenes y que los soldados las obedecerán, incluso si esas órdenes son suicidas. Eso significa que los soldados necesitan ser programados para obedecer de una forma que no es demasiado importante en, digamos, una empresa de software.

En otras palabras, los militares usan Dirigir y Controlar porque es la única forma de conseguir que gente de 18 años cargue a través de un campo de minas, no porque piensen que es el mejor método de gestión para cada situación.

En equipos de desarrollo software en particular, donde los buenos desarrolladores pueden trabajar donde quieran, jugar a los soldaditos va a terminar siendo bastante aburrido, y no vas a conseguir mantener a nadie en tu equipo.

Mañana examinaré el método de gestión que llamo Economía 101.

Personal tools