Opciones = dolores de cabeza

From The Joel on Software Translation Project

Jump to: navigation, search

Por Joel Spolsky
Jueves 23 de noviembre del 2006
Artículo original: Choices = Headaches
Traducido originalmente por: Augusto Ruiz


Estoy seguro de que hay todo un equipo de diseñadores de interfaces de usuario, programadores y testers que han trabajado muy duro en el botón de apagado de Windows Vista, pero realmente, ¿esto es lo mejor que se os ocurrió?

21vistaOff.png

Cada vez que quieres dejar el ordenador, tienes que elegir entre nueve opciones, contadlas, nueve: dos iconos y siete opciones de menú. Los dos iconos, creo, son accesos directos a opciones de menú. Supongo que el icono del candado hace lo mismo que la opción lock, pero no estoy seguro de a qué opción de menú corresponde el icono de encendido/apagado.

En muchos portátiles también existen cuatro combinaciones de teclas (FN+tecla) para apagar, hibernar, poner el ordenador en estado dormido, con lo que tenemos 13 opciones. Ah, sí, y tenemos un botón de encendido/apagado, 14, y puedes cerrar la tapa, 15. En total, quince formas distintas de apagar un portátil, entre las cuales debemos elegir.

Cuantas más opciones se le dan a la gente, más difícil es decidir para ellos, y se sentirán peor ante la elección. El libro de Barry Schwartz, The Paradox of Choice, trata este tema. Permitidme citar de la revisión de Publishers Weekly: "Schawrtz, basándose extensamente en su propio trabajo en ciencias sociales, muestra una desconcertante multitud de decisiones que inundan nuestros cerebros exhaustos, las cuales nos alienan en vez de hacernos más libres. Normalmente en América asumimos que más opciones nos harán más felices, pero Schwartz nos muestra que lo contrario es cierto, argumentando que tener todas esas opciones, realmente lo que consiguen es erosionar nuestra salud mental."

El hecho de tener que elegir entre nueve maneras diferentes de apagar tu ordenador cada vez sólo en el menú de inicio, sin mencionar la opción de pulsar el botón de encendido/apagado (el físico) o cerrar la tapa del portátil, produce un poco de incomodidad cada vez.

¿Se puede hacer algo? Debería ser posible. Los iPod ni siquiera tienen un botón para encender o apagar el equipo. He aquí algunas ideas.

Si habéis hablado últimamente con un no-geek, puede que os hayáis dado cuenta de que no saben la diferencia entre "poner el ordenador a dormir" (sleep) e "hibernar" (hibernate). Estas dos opciones se podrían fusionar. Una menos.

"Cambiar de usuario (Switch User)" y "Bloquear (Lock)" se pueden combinar permitiendo a un segundo usuario entrar en el sistema cuando está bloqueado. Eso probablemente evitaría un montón de cierres de sesión forzosos. Otra opción menos.

Una vez que has combinado el cambio de usuario y el bloqueo, ¿realmente necesitas la opción "Cerrar Sesión" (Log Off)? Lo único que hace "Cerrar Sesión" es que cierra todos los programas que se estén ejecutando. Pero eso también lo hace el apagar, así que si realmente quieres cerrar todos los programas, simplemente apaga y enciende. Una opción menos.

También puede eliminarse "Reiniciar" (Restart). El 95% de las veces es principalmente debido a una instalación que ya ofrece un botón para reiniciar. Para el resto de los casos, simplemente puedes apagar y volver a encender. Otra opción que se va. Menos decisiones, menos dolor.

Por supuesto, habría que eliminar la distinción entre los iconos y el menú. Esto elimina otras dos opciones. Así que ahora nos quedarían las siguientes:

  • Dormir / Hibernar (Sleep / Hibernate)
  • Cambiar de Usuario / Bloquear (Switch User / Lock)
  • Apagar (Shut Down)

¿Qué pasaría si combinásemos Dormir, Hibernar, Cambiar de Usuario y Bloquear? Cuando entras en este modo de funcionamiento, el ordenador pasaría a la pantalla de "Cambio de Usuario". Si nadie entra en el ordenador, se pone a dormir. Unos minutos después, entra en estado de Hibernación. Así, nos quedarían dos opciones:

  • Dejo el ordenador.
  • Dejo el ordenador, pero quiero apagar completamente el equipo.

¿Por qué querríamos apagar el ordenador? Si nos preocupa el consumo de la corriente, dejemos que el software de gestión de consumo se preocupe de ello. Es más listo que nosotros. Si quieres abrir el ordenador y no quieres que te de un calambrazo, sólo con apagar el equipo no basta, deberíamos desenchufarlo. Así que si Windows utilizase RAM que no fuese volátil, paginando la memoria a alguna unidad de memoria flash mientras está inactivo, en teoría podríamos desenchufar el equipo mientras éste estuviese en modo "away" (dejo el ordenador) sin perder datos. Hay discos duros híbridos que pueden hacer esto muy rápidamente.

Así, nos quedaría sólo un botón para apagar el ordenador. Podríamos llamarlo "adiós". Cuando pulsas "adiós", la pantalla se congela, y la memoria RAM que no haya sido volcada la memoria flash se vuelca. Puedes volver a entrar en el equipo, o cualquier otra persona podría entrar en su propia sesión, o puedes desenchufar el equipo.

Inevitablemente, pensaréis una larga lista de razones inteligentes y defendibles de por qué cada una de esas opciones es absolutamente y positivamente esencial. No os preocupéis, lo sé. Cada una de esas opciones tienen sentido hasta que te ves en la tesitura de explicarle a tu tío que tiene que escoger entre quince maneras diferentes de apagar un portátil.

Esto remarca un estilo de diseño de software compartido por Microsoft y el movimiento open source, en ambos casos dirigidos por un deseo de consenso y por "tener a todo el mundo contento", pero está basado en la noción errónea de que muchas opciones hacen que la gente esté contenta. Deberíamos reflexionar sobre dicha noción.

Personal tools