Rick Chapman anda "En busca de la estupidez"

From The Joel on Software Translation Project

Jump to: navigation, search

Artículo original: Rick Chapman is In Search of Stupidity


(Este es el prólogo al nuevo libro de Rick Chapman, In Search of Stupidity.)

En cada compañía de tecnología que he conocido se libra una batalla constante entre los geeks y los ejecutivos.

Antes de que comience a leer este grandioso nuevo libro , repleto de propaganda por parte del gurú del marketing de software y über-ejecutivo Rick Chapman, deme un momento para ilustrar lo que los geeks opinan.

Sólo sígame la corriente, ¿de acuerdo?

Por favor imagínese el mayor estereotipo de geek posible, pálido, adicto a la cafeina, consumidor de comida china, aficionado a los videojuegos, visitante crónico de Slashdot y morador de la linea de comandos de Linux. Ya que éste es únicamente un estereotipo le doy la libertad de imaginarse al tipo como un enano o como un individuo rellenito, en todo caso, no estoy hablando del tipo de persona que juega un partidito de fútbol con su pandilla del colegio cuando visita a su familia para Navidad. Por último, como él es un estereotipo no tengo que inventarme excusas complicadas por crearlo como él es.

Ésto es lo que nuestro programador estereotipado piensa: “Microsoft crea productos inferiores, pero tienen un marketing mejor, por eso es que todo el mundo compra sus cosas".

Preguntemósle que piensa acerca de la gente del marketing en su propia empresa: “Son realmente estúpidos. Sólamente ayer me enfrasque en una discusión enorme con una vendedora tarada en la sala de descanso y después de 10 minutos era obvio que ella no tenía la menor idea de las diferencias entre 802.11a y 802.11b. Que idiota! "

¿Cual es la función de la gente de marketing, joven geek? “No lo sé. Me imagino que juegan golf con los clientes o algo por el estilo, eso cuando no están haciendome corregir sus estúpidas hojas de especificaciones. Si yo tomara las decisiones, los echaría a todos a la calle”.

Un tipo simpático llamado Jeffrey Tarter solía publicar una lista anual de las 100 compañías más grandes de software llamada la Soft-letter 100. Esto es como el top 10 lucía en 1984:

Posición Compañia Ganancias Anuales
#1 Micropro International US$60,000,000
#2 Microsoft Corp. US$55,000,000
#3 Lotus US$53,000,000
#4 Digital Research US$45,000,000
#5 VisiCorp US$43,000,000
#6 Ashton-Tate US$35,000,000
#7 Peachtree US$21,700,000
#8 MicroFocus US$15,000,000
#9 Software Publishing US$14,000,000
#10 Broderbund US$13,000,000

De acuerdo, Microsoft está en el puesto 2, pero fijense que es sólo una más del monton con ganancias dentro del promedio.

Ahore echémosle un vistazo a la misma lista en el 2001.

Posición Compañia Ganancias Anuales
#1 Microsoft Corp. US$23,845,000,000
#2 Adobe US$1,266,378,000
#3 Novell US$1,103,592,000
#4 Intuit US$1,076,000,000
#5 Autodesk US$926,324,000
#6 Symantec US$790,153,000
#7 Network Associates US$745,692,000
#8 Citrix US$479,446,000
#9 Macromedia US$295,997,000
#10 Great Plains US$250,231,000

Guau. Dense cuenta, sólo si quieren, que cada compañia a excepción de Microsoft desapareció del top 10. Dense cuenta, por favor, de que Microsoft es muchísimo más grande que el siguiente competidor, no es ni siquiera gracioso. Adobe doblaría sus ganancias si tuviera el dinero que Microsoft gasta en gaseosas.

El mercado del sofware para ordenadores personales es Microsoft. Resulta que las ganancias de Microsoft componen el 69% del total de las ganancias del top-100 en conjunto.

Ésto es de lo que estamos hablando.

¿Es sólo un markenting superior, como nuestro geek imaginario afirma? ¿O el resultado de un monopolio ilegal? (Lo cual inevitablemente hace que nos preguntemos: ¿Cómo hizo Microsoft para obtener dicho monopolio? No pude existir lo primero sin lo segundo ).

De acuerdo a Rick Chapman, la respuesta es simple: Microsoft es la única empresa de la lista que no ha cometido un error garrafal e insensato. Ya sea a fuerza de un poder cerebral superior o por mala suerte, el error más grande que Microsoft ha hecho fue el clip bailador. ¿Y es tan malo en realidad?. Nos burlamos, lo apagamos y seguimos trabajando en Word, Excel. Outlook e Internet Explorer cada minuto de cada día. Pero para cada compañia de software que algún día tuvo liderazgo en el mercado y lo vio irse por la alcantarilla, se le pueden nombrar uno o dos errores crasos que condujeron su nave hacia un iceberg. Micropro se fastidió reescribiendo la arquitectura de la impresora en lugar de actualizar su producto estrella, WordStar. Lotus malgastó un año y medio acondicionando 123 para que corriera en máquinas de 640kb; para cuando terminaron, Excel ya se vendía y las máquinas de 640kb eran un recuerdo lejano. Digital Research cobró más de lo justo por CP/M-86 y perdió su oportunidad de convertirse en el estándar de-facto para los sistemas operativos de escritorio. VisiCorp se demandó a si mismo hasta que desapareció del mapa. Ashton-Tate jamás perdió una oportunidad para fastidiar desarrolladores de dBase, envenenando el frágil ecosistema que es tan vital para el éxito de un vendedor de plataformas.

Yo soy un programador, por supuesto, así que tengo la tendencia de culpar a la gente de marketing por estos errores estúpidos. Casi todos ellos giran en torno al problema de que los ejecutivos no son técnicos para entender lo básico de la tecnología. Cuando el impulsor de Pepsi John Sculley estuvo desarrollando el Apple Newton, no sabía algo que cualquier estudiante de informatica conocía: el reconocimiento de la escritura a mano es imposible. Esto sucedió en la misma época en que Bill Gates jalaba a sus programadores a reuniones rogándoles para que crearan un control único para edición de rich text que pudiera ser reusado en todos sus productos. Si Jim Manzi (el ejecutivo que dejo que los MBA's se apoderaran de Lotus) hubiera estado en esa reunión seguramente se hubiera quedado mudo. “Qué es un control para edición de rich text?”. Nunca se le hubiera ocurrido asumir un liderazgo técnológico ya que él no captaba la tecnología; de hecho, el uso de la palabra captar en esa frase lo hubiera hecho caer de bruces.

In Search Of Stupidity
Si me preguntan a mi, y soy parcial, ninguna compañía de software puede triunfar a no ser que haya un programador al mando. Hasta ahora la evidencia me soporta. Pero muchos de los errores de esos cabezas de chorlito provinieron de los programadores también. La decisión monumental que hizo Netscape de reescribir el código de su browser en lugar de mejorar el viejo código base les costó muchos años de tiempo en Internet, tiempo durante el cual su posicionamiento en el mercado cayó de 90% hasta un 4%, y ésta fue una idea de los programadores. Por supuesto, el departamento administrativo sin experiencia técnológica no tenía ni idea de por qué ésta era una pésima idea. Todavía existen hordas de programadores que defienden la reescritura del código desde cero hecha por Netscape. “El código viejo era realmente un asco, Joel!”. Ajá, seguro que si. Estos progamadores deberían ser admirados por su amor por el código limpio, pero jamás debería permitírseles acercarse ni siquiera a 100 pies de cualquier decisión de negocios, ya que es obvio que el código limpio es más importante para ellos que embarcar, uh, software.

Así que le otorgaré a Rick algo y diré que si usted quiere ser exitoso en el negocio del software, debe tener un equipo administrativo que entienda y ame profundamente la programación, pero que también entienda y ame la administración. Encontrar un líder con una fuerte aptitud en ambas dimensiones es bastante difícil, pero es la única manera de evitar uno de esos errores garrafales que Rick cataloga con amor en su libro. Así que lealo, ríase un poco, y si hay un cabeza hueca manejando su empresa, arregle su hoja de vida y empiece a buscar vivienda en Redmond.


The Joel on Software Translation Project - Español

Personal tools